Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Almería, cautivada y prendida ante tu Merced

Ntra. Sra. de la Merced recorrió este sábado la ciudad en Santo Rosario, para poner el broche de oro a las salidas procesionales con motivo del 75 Aniversario

Dicen que no hay dos sin tres, y así ocurrió el sábado 23 de septiembre. Tras las salidas de Nuestro Padre Jesús en su Prendimiento, en la pasada Cuaresma; y de Jesús Cautivo de Medinaceli, en su Salida Extraordinaria del 3 de junio, ahora era el turno de la tercera titular de nuestra hermandad, Nuestra Señora de la Merced. La imagen esculpida por Dubé de Luque recorrió las calles de la ciudad en Santo Rosario (a la ida) para poner el broche de oro a las salidas procesionales que nuestra corporación había previsto con motivo de su 75 Aniversario Fundacional.

Los cultos comenzaron el 20 de septiembre con el primer día de Triduo en su honor, oficiado por el consiliario Ignacio López Román. Esta jornada, la Eucaristía fue aplicada por los difuntos de la hermandad Adela Martínez e Isabel Ramos. Igualmente, como es habitual, este inicio de cultos sirvió para que los nuevos hermanos jurasen sus reglas y se impusiesen la medalla. El segundo día del Triduo fue presidido por Manuel Navarro González y aplicado en memoria de los hermanos difuntos Isabel Varó, Carmen Góngora y el sacerdote Antonio Romera. El Triduo llegó a su fin el día 22 con la predicación nuevamente de Ignacio López Ramón en una Eucaristía aplicada por el alma de los difuntos Antonio García y Matías López. Hay que mencionar que durante la celebración de este Triduo, la hermandad quiso tener un homenaje a título póstumo con Juan Antonio Barrios, nombrándolo Hermano Mayor Honorario, tal y como se aprobó en la última asamblea.

Y llegó el día grande, ese 23 de septiembre, vísperas cada noveno mes del año de un nuevo 24-S en el cual se conmemora la onomástica de nuestra Madre Mercedaria. Para tal ocasión, la Virgen de la Merced fue vestida por el vestidor José Antonio Grande de León. La titular mariana lució preseas con las que las distintas hermandades nos han obsequiado en este aniversario, un pañueo de encaje regalado por la Hermandad del Silencio; un ancla de orfebrería de la Hermandad de Estudiantes y un puñal de plata y amatistas de la Hermandad de Pasión. Igualmente, la Madre Mercedaria lució preseas cedidas por distintas hermandades mercedarias de Andalucía. En lo que respecta al paso, la Reina de la Merced salió a la calle sobre su paso de palio (sin el techo) con los faroles del Cautivo de Medinaceli en la parte de atrás, en detrimento de los guardabrisas, y con ocho cirios a cada uno de los lados. También lució, en los laterales, los faroles de la Virgen de la Soledad en una estampa inédita y única.

A las 18:45 se abrieron las puertas para que la Virgen de la Merced saliese a la calle. Con decoro, respeto y en oración, la talla recorrió General Castaños, Velázquez, Duendes, Ronda del Beato Diego Ventaja, Plaza Jesús Cautivo de Medinaceli, Plaza Bendicho, Murillo, Plaza Masnou, Real y Gravina hasta llegar al Santuario de la Santísima Virgen del Mar. Durante esta primera parte del recorrido se realizó el rezo del Santo Rosario con sus respectivas estaciones. Además, la talla pasó, como no, por su casa de hermandad en otra estampa única. La imagen mariana entró en la casa de la Patrona de todos los almerienses a las órdenes de los tres capataces de la hermandad, Luis Pardo, David Marín y Francisco Romero acompañados de los auxiliares del paso de palio. Tras una oración en el interior del Santuario, en otra estampa única que ya queda en los anales de nuestra hermandad, la Virgen de la Merced salió nuevamente a la calle a los sones de la Banda de Música Santa Cecilia de Sorbas, formación musical que cada Miércoles Santo pone sus notas tras el palio y que en esta ocasión tampoco quiso perderse esta cita.

Nuestra Señora de la Merced, portada por costaleros de las tres cuadrillas de la corporación, recorrió Plaza Virgen del Mar, Lucano, Martínez Almagro, Antonio González Egea, Real, Campomares, Careaga, Lope de Vega, Beatriz de Silva, Plaza de la Administración vieja, Juez, Arráez, Gutiérrez de Cárdenas hasta la calle José Ángel Valente. Aquí, como cada Miércoles Santo, cayó una lluvia de pétalos al paso de la Virgen de la Merced dejando otra estampa única, esta vez sin su techo de palio, tras discurrir por multitud de calles por las que no viene acostumbrado a hacerlo. Del mismo modo sonaron distintas marchas que habitualmente no lo hacen el Miércoles Santo, en un repertorio cuidadosamente preparado para la ocasión con las marchas propias de la hermandad como son ‘El Prendimiento’, ‘Virgen de la Merced’, ‘Madre Mercedaria’, ‘Merced’, ‘Paloma Mercedaria’ o ‘La Merced’. Tampoco faltaron marchas clásicas como ‘Macarena’, ‘Como tu, ninguna’ o ‘Santa María del Rocío’.

Desde José Ángel Valente, la Virgen de la Merced y su amplio cortejo, formado por más de cien hermanos, encaró la calle General Castaños para llegar a la Plaza de la Catedral y hacer su entrada, en el templo, pasadas las diez y media de la noche y escribir otra página para la historia de nuestra corporación.

24-S

El gran día, con permiso de esta jornada cargada de emociones y sensaciones, llegó el domingo 24 de septiembre, onomástica de todas las que llevan por nombre Mercedes. La titular mariana lució bajo su techo de palio en el interior de la Catedral, donde aguardó a cientos de hermanos que quisieron besar sus manos tanto por la mañana como por la tarde. La jornada vespertina, de hecho, comenzó con el canto de la Salve a cargo de María Canet acompañada al piano por José David Torres. Al concluir el Solemne Besamanos, la hermandad celebró su Función Principal de Instituto con la cual se puso el punto y final a estos intensos días de honra a la Virgen de la Merced en un año que quedará en la retina, sin duda, de todos los hermanos prendidos.