Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

 El 14 de Mayo de 2011 la Hermandad veía culminado uno de sus mayores anhelos, bendecir la remozada casa de hermandad, la antigua casa de los puche como es más conocida en nuestra ciudad abría sus puertas tras cuatro años de rehabilitación suponiendo un gran esfuerzo la consecución de la misma.


Breve descripción de la antigua casa de los puche, hoy sede de nuestra Hermandad por Emilio A. Villanueva Muñoz:


 La casa de los Puche, actual sede de la Cofradía del Prendimiento, situada en la plaza Bendicho, es una casa señorial de dos plantas y cubierta plana, organizada en torno a un patio central porticado con columnas, que viene a constituir un excelente ejemplo de la arquitectura doméstica de Almería de los siglos XVI al XVIII, se considera construida a finales del siglo XVII o muy a principios del XVIII, en torno a 1700.

Limita al norte con una edificación que hoy alberga al Patronato Provincial de Turismo, al oeste se adosa a la catedral, al sur tiene la plaza Jesús Cautivo de Medinaceli donde abre su fachada lateral y al este presenta su frente principal presidiendo la mencionada plaza Bendicho.
           
            El patio está en la planta baja rodeado de pórticos que  descansan en arcos rebajados de ladrillo cerámico macizo, apoyados en los muros o en columnas aisladas de piedra.

            Hay que consignar la existencia de un aljibe de bóvedas tabicadas construido con ladrillo cerámico macizo y mortero de cal, que se ha conservado en buenas condiciones.

La vivienda se edificó en dos crujías, una al este, que tiene fachada a la llamada hoy plaza Bendicho, y una segunda crujía al sur entre la primera y la cara norte del torreón sureste de la catedral, con fachada a la actual plaza Jesús Cautivo de Medinaceli.  Estas sirven de asiento a las estancias principales de la casa, especialmente la oriental, que es la más importante, donde se encuentra la entrada y en la que se abren las ventanas y sobre todo los balcones de más cuidado diseño.
           
El ángulo formado por las dos crujías sirvió para situar el patio central rodeado en tres de sus lados por pórticos y con acceso desde la calle por un zaguán situado en el centro de la crujía oriental.
           
En la parte norte se situaron los espacios destinados a los servicios de la vivienda, como las cuadras.
Al sur se sitúa la escalera de acceso a la planta principal, en una ubicación muy tradicional ocupando uno de los ángulos del patio, y permitiendo llegar a ella desde el zaguán siguiendo un itinerario cubierto por los pórticos.
           
Es posible que en los siglos XVIII y XIX la casa dispusiera en su frente sur de un espacio limitado por tapias a modo de huerto, en la que hoy es plaza Jesús Cautivo de Medinaceli.

El patio central es de planta cuadrada con su parte central descubierta rodeada de pórticos en el piso bajo y de galerías en el superior. De todos los componentes del patio, las columnas son las que tienen un mayor rango simbólico. Su talla se basa en una interpretación del orden toscano.
           
Ramón de Torres López, arquitecto encargado de la rehabilitación, destaca las analogías que de acuerdo con una larga tradición mediterránea existen entre la casa y la ciudad. «Así, el patio se identifica como el elemento jerárquico del espacio interno y adquiere la condición de plaza o ágora. Constituye el lugar comunitario o el centro desde el que se organiza el espacio individual o familiar. En esa relación entre casa y ciudad las galerías en torno al patio tendrían el valor de calle. En tal perspectiva, la casa incorpora los valores urbanos al interior de la propia arquitectura».

            La cubierta plana tiene forma de terraza, azotea o terrado. Se rodea para su protección de un pretil formado por el coronamiento de los muros de carga perimetrales y otro más pequeño rodeando el vacío del patio.
                                  
            La fachada principal a la plaza Bendicho presenta un frente con un escaso enmarcado lateral, aun mostrando sillares en la esquina. Se corona por una cornisa poco sobresaliente con perfil de gola y a la altura de los forjados de la planta baja corre una segunda moldura de menor volumen que marca la separación entre los dos pisos en que se organiza la vivienda. Los balcones laterales tienen una plataforma muy rica en molduras,  con  frente curvo y ricas barandillas de hierro.    

La portada se resuelve con dos columnas toscanas exentas, con el fuste estriado y montadas sobre pedestales, sustentando una especie de entablamento cuya cornisa constituye la plataforma del balcón que tienen encima. Se enmarca así un arco de medio punto cuya clave en fuerte resalto se prolonga en el centro del entablamento como soporte de un escudo heráldico de tipo nobiliario.

            La fachada lateral a la plaza Jesús Cautivo de Medinaceli presenta a la altura de la cubierta plana una cornisa formada por ladrillos en progresivo vuelo, bajo los cuales asoman las gárgolas de desagüe del terrado.

            En cuanto a la distribución de huecos, es posible que en origen formaran ejes verticales, lo que supondría que parte de los hoy existentes son intervenciones más modernas. La planta baja se completaba con grandes ventanales protegidos con rejas.
           
A nivel simbólico, el carácter señorial de la casa de los Puche, que se expresa desde la arquitectura en su patio, proyecta su rango jerárquico al exterior a través de la portada, con lo que concluye difundiendo su mensaje de nobleza por el espacio urbano de la plaza Bendicho.